Desde el comienzo de la emergencia sanitaria provocada por la COVID-19 nos hemos adaptado para poder mantener toda nuestra atención asistencial con el máximo de seguridad. Por ello, ofrecemos intervenciones a través de videoconferencia o modelos mixtos que alternan sesiones presenciales y online.

En cuanto a los más pequeños, también ofrecemos tratamientos no presenciales. A través de la video-intervención trabajamos con los padres, analizando las interacciones familiares con el objetivo de mejorar el vínculo y favorecer la mentalización que garantice un desarrollo saludable.

En este sentido, utilizamos todas las aplicaciones disponibles en el mercado para garantizar la mejor atención a nuestros pacientes.

Foto